El Quinteto Tiempo y el viejo gusto de cantar


Formación vocal del folklore argentino creado en 1966.



"Cantamos canciones de amor, de fiesta, de la vida y de la gente. Pasa que se asumieron de distintas maneras en distintas épocas, y en un momento nos identificaron como cantores de protesta y nos pusieron en el museo de la subversión. Pero la verdad sea dicha: no fuimos ni somos expresión de ningún partido. La identificación vino más por el lado de la censura. Tampoco nos molesta, sólo que no somos héroes ni paladines; lo que hacemos es cantar; lo que nos gusta es cantar".
Carlos Groisman es parte del Quinteto Tiempo, una formación vocal del folklore argentino de más de medio siglo (nacida en 1966), que forjó su leyenda en el fragor de aquellos años y en innumerables giras por el exterior que la han mantenido en acción sin pausas. Los primeros integrantes fueron seleccionados en La Plata por Jorge Cumbo, quien se puso al frente como arreglador y director, tarea que desde 1972 asumió Groisman.

Después de muchos años de ausencia, ya décadas, volveron presentarse en Córdoba.

"Venimos de la época en la que se cantaba folklore hasta en el baño, cuando caga colegio secundario tenía varios conjuntos. En el de Bellas artes de la plata había además un coro, yí no sólo salió de allí el Quinteto, sino también Opus 4", cuenta.
La primera gran gira por América la realizaron en 1975, en reemplazo de Huerque Mapu, otra formación señera, y desde entonces no se han denetindo. Las dificultades en la dictadura los afirmarían en escenarios distantes. "Una vez teníamos un concierto con Mercedes Sosa y nos llevaron a todos presos, incluido al público. Incluso, a la filial del sello discográfico Odeón de Finlandia, llegaron a mandarle un telegrama advirtiendo que dejaran de publicar nuestros discos", recuerda Groisman, que desde 2015, también canta en reemplazo de Alejandro Jáuregui.
Son sobrevivientes de aquella generación de grupos vocales que abundaban en el folklore argentino. ¿Por qué ya no hay tantos? "Por un lado, cambian los gustos y se imponen otras cosas. Además, los grupos vocales son un incordio: hay que ensayar mucho, y si cantás tango o folklore, a veces no es sencillo arreglar temas que se han planteado como sentimientos individuales".
La última presentación en la provincia fue en 2010, en el Cosquín de los 50 años. Groisman adelanta que esta noche se repasarán clásicos del grupo como El río te está llamando (Julio Lacarra), Adagio en mi país (Alfredo Zitarrosa) y Te recuerdo Amanda (Víctor Jara), cuya versión de esta última contribuyó a su gran popularización.
Lo demás del repertorio también pone el acento en motivos tradicionales del folklore, en los que se siente más cómodo la formación, hoy integrado además por Eduardo Molina, Rodolfo Larumbe, Ariel Gravano y Santiago Suárez.
"Tenemos un repertorio inmenso, y eso que para incorporar un tema todos tenemos que estar de acuerdo, y muchas veces no es sencillo de lograr. Se trata de que cantemos bien a gusto", dice Groisman. Eso es: el Quinteto Tiempo y el viejo gusto de cantar.

No hay comentarios.