La familia y la música, dos pasiones que van de la mano

Los Acevedo Díaz-Vaamonde no solo tienen una escuela de música en City Bell. Son seis, forman un grupo de folklore, aman lo que hacen y lo transmiten desde la docencia y en recitales
Amar la música y transmitirlo. Algo que parece sencillo pero que no lo es tanto, como tampoco es tan común ver que un grupo familiar de seis integrantes coincidan para unirse en el deseo de mostrar y compartir esa pasión desde un escenario. La familia citibelense Acevedo Díaz-Vaamonde lleva años recorriendo el camino de las armonías con el esmero del que siente que siempre tiene algo para contar.


Desde el lugar del folklore y la música argentina Javier y Laura con sus guitarras y voces muestran día a día junto a Emilia, Juan Javier, Juan Osvaldo y Juan Pedro su amor por el arte cuando fundan la escuela de música desde la que surgieron cientos de alumnos que ya han subido a distintos escenarios.
Juan Javier tiene 27 años y estudia dirección orquestal en la facultad de Bellas Artes de La Plata, toca el piano, la guitarra y el bajo. Emilia tiene 26 años, estudia música popular en la facultad de Bellas Artes, canta y toca guitarra, bajo y percusión. Juan Osvaldo tiene 16, es vientista, especialmente toca flauta traversa, el saxo y aerófonos andinos. Y por último, Juan Pedro, el más chico con 13 años, es pianista y toca también guitarra, bajo y percusión.
Laura y Javier son creadores y directores de “Musiqueritos”, un gran movimiento que educa a través de la música a decenas de niños. Se han presentado en festivales y concursos. En 2016 un grupo de Musiqueritos resultó ganador de los torneos juveniles bonaerenses, y fueron invitados al festival internacional de Chengdú, en China, para representar a nuestra música argentina, puerta que hoy se abre para esta nueva propuesta musical “De la Raíz a los Frutos” que lleva adelante la familia completa.
En el encuentro con EL DÍA Laura nos cuenta que en el 2000 los Acevedo Díaz-Vaamonde llegaron a City Bell con su música y media familia, ya que en estas tierras nacieron los dos más jóvenes de la troupe, y fundan la escuela de música desde la cual surgen cientos de alumnos, vecinos de la zona.

Javier completa orgullosamente el relato de la historia hablando de sus cuatro hijos, a los que sin rodeos los califica como “musicazos”, y cuenta con el orgullo del que logra una meta colectiva que este sábado se podrá escuchar a la familia a pleno, en un recital que brindarán desde las 20 en el Salón Dorado de la Municipalidad de La Plata, con entrada libre y gratuita.
Dice la profesora y la madre, Laura: “la música te une de una manera sutil, emocional, casi confidente con quien la compartís. Hay una comunicación extraña al compartir ese idioma, es vibracional, es magia”.
El padre, el armoniquista, Javier, se ríe, coincide y agrega que cada uno aporta su mirada, su especialidad, su estudio. “Desde que estamos diseñando este disco hemos crecido en todo sentido, en lo musical por supuesto y en lo humano, en la base de la convivencia y el respeto. Estamos muy agradecidos a la vida por esta vivencia”, explica.
En el recital, estos artistas y docentes de City Bell presentarán este proyecto denominado “De la raíz a los frutos” para lo que ellos aseguran es una manera de celebrar una vida con la música, compartiendo el escenario con sus cuatro hijos.
La familia citibelense Acevedo Díaz-Vaamonde lleva años recorriendo el camino de la música

Los Acevedo Diaz-Vaamonde son multi instrumentistas, ejecutantes y conocedores de nuestra música argentina, que entre dúos, tríos y el sexteto a pleno prometen un espectáculo vibrante y lleno de sensaciones para toda la familia.
También la Danza se hace presente en esta ocasión de la mano de la pareja conformada por Emilia Hernández y Matías Torres, bailarines y docentes de nuestra ciudad que adornarán con sus pasos y sus atuendos típicos algunas de las canciones.
Con el acompañamiento de la Fundación Pro Humanae Vitae (FPHV), este grupo de jerarquía internacional además de transmitir la calidez familiar y la pasión por la música argentina, forma parte del programa de la FPHV para la difusión de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas.
“Específicamente, hacen hincapié en la educación de calidad, lograda por medio de la música. Así se logra un aprendizaje integral en valores, como tradición, perseverancia, solidaridad, respeto”, contaron.
Los miembros de “De la raíz a los frutos” son además Embajadores de la Música Argentina en la República Popular China.

Fuente: 
eldia

No hay comentarios.