El conjunto de música popular argentina, que fusiona folklore y romanticismo

El conjunto de música popular argentina, que fusiona folklore y romanticismo,
Jazmín de Luna está integrado por Marcos (charango y segunda voz), José Luis (segunda guitarra y primera voz), Hugo (bombo legüero y primera voz) y Carlos (primera guitarra y segunda voz), ellos son autores, compositores e intérpretes.


 Autores, compositores e intérpretes, mantienen asiduo contacto con el público local y regional invitados a tomar parte de encuentros en localidades de la Línea Sur y otras geografías. En múltiples ocasiones, respondiendo a convocatorias con fines solidarios.


“Te sigo amando”, “Bajo el sauce llorón”, “Mil deseos”, “Entenderás”, “Aunque te llore el alma”, “Decís que me querés”, “El callejón de mi vida”, “Mentirosa”, “Por tus ojos”, “Zamba del ayer”, “Tirame un besito”, “Mi secreto”, “Se va mi soledad” y “Camino al carnaval”, son algunos de los títulos del amplio repertorio que toma vida en las voces acompañadas por guitarras, charango y bombo legüero.
Para hallar origen inmediato de la veta artística baste saber que el padre, Tomás, integraba un conjunto en San Rafael como acordeonista y que el canto de Alba forma parte de la cotidianidad familiar. Ese fue el ámbito donde germinó la intención de ampliar auditorios.
Quizá la participación de Jazmín de Luna en la Fiesta de las Colectividades Europeo Argentinas en 2005 haya sido la puerta a la consagración popular. “Somos hermanos que cantan, no somos un cuarteto de canto. Lógicamente tenemos registros, timbres de voz parecidos, pero cada uno con su particularidad. Hugo hace su aporte cadencioso, dulce, romántico; José, desde la firmeza y la constancia; Carlos a través de la poesía y Marcos con el espíritu juvenil”, definen.
Fruto de un “proceso creativo continuo, con mucho trabajo y dedicación” los veinte años de actividad ininterrumpida están basados en “contar historias a través de palabras sencillas que facilitan la identificación. Tratamos de que la distancia con el público sea mínima, esa energía se siente. Nos gusta la comunicación, esa relación con la gente”.
La casa familiar y el barrio fueron testigos de los juegos infantiles, las tardes de fútbol, figuritas, yoyo, bolitas y barriletes remontados detrás de la Escuela 255 donde Alba desempeñaba su trabajo de portera. Lugar desde donde emite FM Radio Los Césares, sueño cumplido al que arribaran los integrantes de Jazmín de Luna hace casi cuatro años.
Cerca, en la Escuela de Arte La Llave, Hugo comenzó a ensayar los primeros pasos de malambo en el Taller de Danzas Folklóricas insinuando el nacimiento del conjunto que presentaba una coreografía en contrapunto reflejando la habilidad y picardía criolla para conquistar el amor de la mujer.
Desde 1996 Jazmín de Luna centró sus actuaciones en el canto recorriendo obras del cancionero popular con paulatino acento en temas propios.

No hay comentarios.